Septiembre

image

Esto va camino de ser una costumbre, pero casi siete meses sin escribir nada. Y es que las buenas costumbres se pierden enseguida y las malas no hay manera de quitársela de encima.

Y mira que casualidad, ya estamos en septiembre, el mes tradicional de vuelta a la rutina. Se terminan las vacaciones, los niños, por fin, vuelven al colegio y como novedad este año ha empezado en mi tierra, Valencia, con un tiempo lluvioso y revuelto que  hacía muchas lunas no veíamos por aquí. Y oye que no se está mal, después de soportar el Julio más caluroso desde que se tienen registros, hay es nada.

¿ Y como encaramos el inicio de curso?.  Pues digamos que con ganas de cambio pero sin pasarse que no estamos para piruetas.
En el plano particular mi hija Julia va ha empezar Primaria, todo un nuevo reto para mi niña de 6 años. Y no digamos para los papas, que se las verán con nuevos retos en especial los tan temidos deberes que tanto quebradero de cabeza producen tanto en los niños como en los adultos. Mi otro hijo Luis comienza su segundo año en educación infantil pues en nada nos cumple 4 años, quien lo diría.

A nivel personal me he propuesto ponerme en forma y para ello quiero retomar mi pasado ciclista y volver a rodar con mi querida bici de montaña y añadir al menú el ahora muy de moda running, vamos el salir a correr de toda la vida, el cual ya he catado un poco y oye no está mal. Ya iré contando las aventuras y desventuras de un runner novato. Palabra.

Lo del tema trabajo sigue mal, porque mi medio siglo a cuestas no ayuda precisamente. Hay que tirar de imaginación y paciencia para no volverse loco, pero vamos que apuntamos con dignidad.

Y eso es todo por ahora.

Saludos